¿Por qué sentimos un nudo en la garganta antes de llorar?

Seguro que alguna vez has intentado aguantar las lagrimas y luchar contra ese nudo que nos atraviesa la garganta en momentos emotivos. No es inusual, se trata de una reacción natural del ser humano, pero ¿por qué sentimos un nudo en la garganta antes de llorar?

¿Quien no se ha intentado aguantar las lagrimas mientras le regañaban en el colegio, o evitar sollozar en medio de una película dramática en el cine? Sea por lo que sea, cuando algo nos toca la fibra sensible o bien nos causa dolor nos invade una sensación de tristeza acompañado por un molesto nudo en la garganta.

Es una reacción completamente normal, ese nudo que te impide hablar precede a las lagrimas para la mayoría de las personas. Pero, ¿por qué sentimos un nudo en la garganta antes de llorar?

Según el psicólogo Ad Vingerhoets es una reacción natural del ser humano que ante situaciones estresantes opta por enfrentarse al problema o huir. Cuando nos invade la sensación de estrés aumenta nuestro ritmo cardíaco, nos sube la presión y se acelera la respiración.

El ritmo de respiración más acelerado afecta al músculo que controla la apertura de la garganta, llamado glotis“, explicó Vingehoets a Mental Floss. Cuando nuestro cuerpo se prepara para el enfrentamiento o la huída la glotis se expande para que pueda entrar más aire.

El nudo que sientes en la garganta antes de romper a llorar es el resultado de la expansión de la glotis. Eso si, no se sabe con certeza por qué se manifiesta como un bulto en la garganta, y por ahora se barajan dos teorías. Por un lado podría ser porque creamos tensión muscular al intentar tragar con la glotis inflamada. Por otro, no descarta que sea consecuencia directa de intentar aguantar el llanto: contraemos los músculos en la garganta para no llorar a la vez que la glotis intenta expandirse.

De lo que no cabe duda es que la expansión de la glotis tiene algo que ver con ese bulto tan molesto de una manera u otra, así que el truco para no sentir un nudo en la garganta antes de llorar es procurar no quedarnos sin aire. Para ello, la próxima vez que te sientas emotivo respira profundamente tomando el control progresivamente de tu cuerpo y permitiendo que tanto tu mente como la glotis se relajen.

Escrito por Christiane Drummond