Por qué Finlandia ha puesto fin a la renta básica universal

Te contamos a qué obedece el final que ha puesto Finlandia a la renta básica universal y cuáles serán los siguientes pasos del país nórdico tras el programa piloto para afrontar problemas como la automatización o el paro.

¿Utopía pura y dura? ¿Medida preventiva para salvarnos del libremercado y el avance del neoliberalismo? ¿La salvación ante la llegada de los robots al mercado laboral? En Finlandia se atrevieron desde enero de 2017 a realizar un programa piloto acerca de la renta básica universal, con el fin de explorar sus consecuencias, su posible aplicación a nivel masivo en la sociedad o los incentivos que supondría para el segmento en paro de la población.

¿En qué consistía el proyecto piloto finlandés de renta básica universal?

El proyecto original se basaba en otorgar una prestación básica de 560 euros al mes libres de impuestos durante 24 meses a 2.000 personas desempleadas con edades comprendidas entre 25 y 58 años, seleccionadas de forma arbitraria entre 175.000 personas de todo el país que percibían algún tipo de subsidio por desempleo.

Si querían mantener su subsidio, debían formar parte obligatoriamente del experimento, mientras que han seguido percibiendo la renta encontrasen o no empleo, aunque no tenían la exigencia de buscar o aceptar ofertas laborales. Por otro lado, si la prestación anterior era más elevada, la Seguridad Social de Finlandia (Kela) abonaba la diferencia.

Este programa piloto no contaba con referentes previos en Europa y se puso en marca el pasado mes de enero de 2017 pero ahora, el Gobierno de centro-derecha del primer ministro Juha Sipilä ha decidido no conceder la financiación adicional solicitada, desestimando ampliar el publicitado ensayo. Eso sí, los participantes actuales en el proyecto continuarán recibiendo la prestación hasta el próximo mes de enero.

Kela quería que el Ejecutivo finlandés depositase más fondos para ampliar el experimento a un grupo aleatorio de 10.000 personas a partir de 2019, entre las que habría distintos grupos demográficos como parados, asalariados y autónomos, con un coste estimado entre 40 y 70 millones de euros. Así, también se explorarían los efectos de la renta básica también entre personas empleadas.

Conclusiones tras su aplicación

Por el momento, se espera que se publiquen los resultados del estudio, aunque se percibe un clima de decepción ante el proyecto. “El entusiasmo del Gobierno se está evaporando”, lamentó el doctor Olli Kangas, uno de los diseñadores del programa, que apuntaba que “dos años es un periodo demasiado corto para sacar conclusiones exhaustivas de un experimento tan grande. Deberíamos haber tenido más tiempo y dinero para lograr resultados fiables”. En definitiva, considera que el ensayo es demasiado concreto para analizar la viabilidad de la medida, ya que los pagos no llegan para subsistir y el segmento es demasiado poco amplio.

Para conocer si la concesión de una renta básica a personas en situación de desempleo contribuye a incentivar la búsqueda de trabajo y a reducir la burocracia de las prestaciones sociales debemos esperar a los resultados preliminares del ensayo bienal en diciembre de este año, pese a que el análisis final no estará listo hasta finales de 2019 o comienzos de 2020. Kela comparará los resultados con otros ensayos de renta básica puestos en marcha en Canadá, Holanda, Escocia, Kenia y la India.

En la búsqueda de modelos alternativos para el país

El fin de esta medida no implica que Finlandia tire la toalla con respecto a la búsqueda de fórmulas para modernizar el sistema de seguridad social y buscar el mayor bienestar de la población. El ministro de Economía de Finlandia, Petteri Orpo, declaró que ya barajan probar otros programas de bienestar alternativos que se pondrían en marcha al acabar el año, cuando el programa piloto de la renta básica toque a su fin.

Entre ellos, se explora un sistema de crédito universal similar al que se está introduciendo en Reino Unido. El Ejecutivo también ha aprobado legislación para otorgar determinados subsidios para desempleados condicionados a la realización de una formación o de un trabajo de al menos 18 horas en tres meses

Fuente | Sky News