Los coches de segunda mano que nunca deberías comprar

¿Te gustan los riesgos? ¿Las sensaciones fuertes? ¿Te van las aventuras de final incierto? Estos coches de segunda mano que te mostramos, te los garantizan mucha adrenalina. Mejor quédate lejos. Nunca deberías comprarlos si estás en tus cabales.

La mayoría eran coches de éxito cuando estuvieron a la venta, porque ofrecían mucho: es el caso de la segunda generación del Renault Mégane, que aparte de un diseño rompedor, era uno de los más seguros de su segmento, con 5 estrellas EuroNCAP.

O el Mercedes Clase M, su primer SUV civilizado, que el público aplaudió masivamente puesto que combinaba el refinamiento de la marca con aptitudes para salir del asfalto.

¿Y qué decir del Alfa 159 y su irresistible diseño de Giugiaro? Una berlina que salió con la intención de plantar cara al mismísimo BMW Serie 3, y razones no le faltaban.

¿El problema? Con el paso de los años, todos estos modelos, y más que te mostramos en esta lista, han demostrado ser escandalosamente poco fiables. De modo que no te dejes llevar por sus bellas estampas en el mercado de segunda mano. La única garantía que tendrás es… Que los quebraderos de cabeza forman parte de su equipamiento de serie.

Si quieres saber cuáles son los coches de segunda mano que nunca deberías comprar, atento a esta lista.

8. Alfa 159

Empecemos por el Alfa 159. Su diseño Giugiaro es irresistible, pero ojo: casi un tercio de los modelos con 7 años no pasa la inspección técnica, según el informe TÜV. Y solo la mitad de los probados estaban libres de problemas graves.

El motor más habitual es el 2.4 JTDM. Un motor lleno de problemas. Si te lanzas a la piscina, mejor hazte con el cuatro cilindros 1.8 TBI de 200 CV. Es más fiable, y su respuesta recuerda a la de un V6. Si está en buen estado, disfrutarás como un loco al volante.

7. Chrysler PT Cruiser

El coche de las sorpresas desagradables. Viene de la desafortunada y efímera unión de Daimler-Chrysler. Tiene un escape duradero y poca corrosión…. Tal vez sea porque su motor y cambio pierden tanto aceite que protege los bajos.

6. Fiat Dobló 2001-2010

La Fiat Dobló de 2001 a 2010 tiene una lista interminable de fallos: cabezas de los cilindros quemadas, bombas de agua poco estancas en los gasolina turboalimentados y motores diésel problemáticos.

El cierre centralizado falla con asiduidad, las pérdidas de aceite son constantes y el escape se oxida con facilidad.

5. Ford Ka (1996-2008)

Menos el volante, el salpicadero, los paragolpes y el volante, que son de plástico todo lo demás se corroe con preocupante facilidad. Una pena, porque sus motores sí son por lo general fiables.

4. Jaguar S-Type

Se decía hace décadas: hay que comprarse dos Jaguar, uno para conducirlo y otro para recambios. El S-Type lo confirmaba. Su mayor problema fue la caja de cambios automática de los modelos de 2002. Fallaba y dejaba de insertar cuarta y quinta. Problemas en los motores V8: las guías de la cadena de transmisión son de plástico, y se rompen con el paso de los años.

3. Renault Mégane (2002-2008)

La segunda generación del Renault Mégane (2002-2008) era segura con 5 estrellas EuroNCAP, pero los problemas con la electrónica son constantes. Los diésel tenían turbos defectuosos, y las bombas de agua de los gasolina se suelen romper.

2. Mercedes Clase M (1997-20015)

El Clase M de 1997 a 2005 posiblemente haya sido el coche más problemático de la marca. Un de cada tres con más de 10 años no pasa la inspección técnica Los brazos de la suspensión se rompen con pasmosa facilidad. Y los acabados dejan que desear.

1. Alfa 147 (2001-2010)

En el informe TÜV de cada año, el Alfa 147 (2001-2010) está siempre al final de la tabla, debido a sus frágiles brazos de suspensión, la tendencia a la corrosión de su escape y sus pérdidas de aceite. Dentro, adolece de un mal sellado de las puertas y los tubos del cableado. Esto úlitmo provoca constantes fallos de electrónica.

Vía: TicBeat