¿Cual es el proposito de la vida?

Yo creo que todos vinimos con misiones diferentes, y es por eso que es tan importante preguntarnos sobre cual es el propósito de la vida, de nuestras vidas, para así identificarlo lo antes posible y ya solamente dejarnos guiar por esa inteligencia superior y en la búsqueda de nuestra leyenda personal!

Y, ¿por qué nos desviamos de el propósito de la vida?

Ya hemos hablado antes de cómo el sistema en el que vivimos nos va llevando a competir constantemente entre nosotros, y cómo nos sentimos mejores y más que los demás cuando ganamos, e incapaces y poca cosa cuando perdemos. Porque a fin de cuentas, en una competencia alguien tiene que perder y alguien tiene que ganar.

El problema es que es algo que se nos convierte en una montaña rusa emocional, porque a diario nos enfrentamos a estas situaciones, y empezamos a construir nuestra vida alrededor de esa competencia, lo cual y así no nos demos cuenta nos genera una sensación de inestabilidad y desequilibrio.

Y es gracioso, porque si te pones a pensar, la competencia no existe más cuando por fin entendemos que cada uno de nosotros es completamente diferente al otro, desde nuestro cuerpo físico, hasta nuestras emociones y pensamientos, y obviamente, de el propósito de la vida, de nuestra misión en la vida!

Una de las principales fuentes de sabiduría (si no la principal) de los seres más iluminados que han caminado por nuestro planeta, ha sido la observación de la naturaleza, porque su funcionamiento es perfecto, y obedece a una fuerza superior, aunque invisible, que mantiene un orden impecable.

Y cada integrante de ella sabe perfectamente cuál es su papel, cuál es su aporte en ese perfecto balance (el propósito de la vida). Es que nunca vemos a una planta queriendo ser pez, ni a un pez queriendo ser león, ni a un león queriendo ser pájaro. No vemos a una roca queriendo volar, ni a una flor queriendo nadar, ni a un río queriendo florecer.

Tampoco vemos a una rosa queriendo ser más grande y hermosa que su vecina, que también es rosa, igual de grande y hermosa. Ni vemos a un alce criticar a un tigre por ser carnívoro, o a un oso burlarse de una vaca por ser herbívora, o a una jirafa discriminar a un buitre por ser carroñero.

Y es gracias al pequeño aporte de cada uno de esos integrantes, que al final ese equilibrio, frágil pero a la vez fuerte, se ha mantenido y se sigue manteniendo, a pesar de nuestra mano destructora (escribo estas frases con la mano en el corazón, y asumiendo también mi responsabilidad).

El propósito de la vida ya esta definido para todos…

Y bueno, no me quiero enfocar en nuestro mediocre papel en este equilibrio, pero si quisiera que observáramos con atención esa perfección en el funcionamiento de la naturaleza, y cómo todos se sienten cómodos con su papel y lo hacen en perfección para que el equilibrio se conserve.

Y bueno, igual funcionamos los seres humanos, ya que no todos vinimos a volar, o a correr, o a nadar. No todos vinimos a ser fuertes, o sensibles, o frágiles. No todos vinimos a lo mismo, porque si bien estamos hechos de la misma sustancia, vinimos con propósitos diferentes.

Alguna vez les conté el ejemplo de las olas, cómo todos somos olas del mismo océano, todos somos lo mismo, pero de diferente forma, porque no hay una ola igual a otra. Hay olas tranquilas y pequeñas, hay olas que golpean fuerte contra las rocas, hay olas grandes para surfear, hay olas inmensas que derriban ciudades…

Toda esta carreta para decirte: Deja de preocuparte por encajar y ser lo que la sociedad “espera” de ti, deja de sentirte más porque has alcanzado el “éxito” que la sociedad dijo que habías alcanzado, deja de creer que eres menos porque no has “logrado” las metas que la sociedad te ha impuesto. Y ojo, por sociedad me refiero a ti y a todos nosotros alrededor.

Pero aún más importante, deja de criticar el camino del otro, deja de ser la sociedad que le dice lo que “debe” hacer, deja de ser la sociedad que le dice que ha alcanzado el “éxito”, deja de ser la sociedad que le llama “fracasado”, deja de ser la sociedad que es rápida para ver la paja en el ojo ajeno, pero lenta para ver la viga en el propio.

Pero entonces, ¿cual es el propósito de mi vida?

En esta gran red que se llama humanidad, cada uno de nosotros es un punto (pero parceros, si creen que un punto no es nada ¡miren cómo se rompen unas medias veladas!), y cuando vivimos respetando y honrando nuestra misión, aportamos a que ese tejido se fortalezca, y al igual que la naturaleza de la cual hacemos parte, se mantenga el equilibrio.

Muchos tenemos misiones similares, algunos vienen a comunicar, otros vienen a romper paradigmas, otros vienen a actuar, otros vienen a escuchar, en fin… Pero el propósito tuyo, sólo lo puedes descubrir tú. Y no te estreses ni te presiones ¡Ay no sé cuál es mi propósito en esta vidaaaaaaa! (con la lagrimita en el ojo mirándote al espejo).

En el fondo siempre sabemos cuál es, y si nos vamos hacia atrás veremos que hemos recibido muchas pistas, lo que siempre nos ha gustado hacer, para lo que somos muy buenos, lo que hacemos fluido y se nos olvida el tiempo, en fin… En serio, cero stress con eso muchachos, porque cada vez lo iras viendo con mayor claridad.

Pero lo que quiero que te lleves hoy, es la comprensión de cómo es importante que cada uno de nosotros sea lo que es y haga lo que vino a hacer (sepa cual es el propósito de su vida). Aun cuando no tengamos del todo claro nuestro camino, aun cuando no nos guste el punto en el que estamos hoy, aun cuando no entendamos el camino del otro, aun cuando no estemos de acuerdo con sus acciones o sus creencias, aun cuando no le encontremos sentido a sus acciones.

Aceptemos y respetemos que la existencia de cada uno de nosotros es necesaria para ese balance perfecto.

Además ¿te imaginas un mundo lleno de clones tuyos y míos? Nooooo ¡qué pereza! ¿Te imaginas que en todo el mundo sólo hubiera rosas rojas? Y ¿qué de los lirios, de los tulipanes, de los cartuchos, de los claveles? Y ¿qué del amarillo, del naranja, del rosado, del blanco?

Así como es de largo y ancho este planeta, cabemos todos en nuestra diversidad de emociones, de pensamiento y de acción. Y entre tanta diferencia, ya competir perdió la gracia por completo. No compiten un girasol y una orquídea, pero juntas hacen un bello jardín.

Por eso hoy los invito a que seamos nosotros en toda la expresión de la palabra, y dejemos ser también.

Ya para finalizar, te comparto este hermoso texto que me envió mi madre al correo (es lo mas de linda, siempre me envía cositas de motivación), y que fue el que me motivo a hablar sobre el tema. Porque nada de lo que comparto viene de mi, son o inspiraciones que vienen de esa inteligencia superior (de la cual soy simplemente el canal), o de cositas que voy leyendo por ahí y de las cuales me gusta profundizar…

“Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. Si el pie dijera: Porque no soy mano, no soy parte del cuerpo, no por eso deja de ser parte del cuerpo. Y si el oído dijera: Porque no soy ojo, no soy parte del cuerpo, no por eso deja de ser parte del cuerpo. Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿qué sería del oído? Si todo fuera oído, ¿qué sería del olfato? Y si todos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? Sin embargo, hay muchos miembros, pero un solo cuerpo. Y el ojo no puede decir a la mano: No te necesito; ni tampoco la cabeza a los pies: No os necesito. Por el contrario, la verdad es que los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles, son los más necesarios; a fin de que en el cuerpo no haya división, sino que los miembros tengan el mismo cuidado unos por otros. Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él”.

Así que manos a la obra muchachos en esa apasionante búsqueda de su leyenda personal, su misión, de el verdadero propósito de sus vidas.

Y bueno, espero que este blog sirva como gasolina para sus sueños! 🙂

Daniel Tirado / #BeachMoney

0 comments on “¿Cual es el proposito de la vida?Add yours →

Deja un comentario