Cómo hacer que levantarse de la cama sea menos duro

¿Te cuesta madrugar y no dejas de retrasar el despertador? Te contamos cómo hacer para que levantarse de la cama sea menos duro cada mañana. Dejar la tecnología fuera de la habitación o limitar el alcohol son trucos para despertarse mejor.

Si eres de los que cada mañana repite el mismo ritual de retrasar la alarma del reloj una y otra vez. Esta claro que como a tantos otros el proceso de salir de la cama se te antoja un martirio. Odias madrugar y querrías quedarte todo el invierno enrroscado entre las mantas. Eso puede estar muy bien, pero realmente son pocos los que pueden permitirse ese privilegio.

Para la inmensa mayoría a la que nos toca levantarnos temprano cada mañana, la Dra. Nerina Ramlakhan, fisióloga y terapeuta del sueño, ha compartido algunos consejos importantes que nos ayudarán a levantarnos de la cama por la mañana, incluso cuando no lo deseamos.

Organizarse por la noche para el día siguiente, alejar nuestras pantallas de la cama cuando se acerca la hora de acostarse o evitar la cafeína después de ciertas horas son algunos de los trucos que nos harán más llevadero el salir de cama cada mañana.

Estos son los consejos que nos permitirán afrontar el proceso de madrugar de una mejor forma.

  • Una manera de hacer que salir de la cama sea menos costoso es dejar planeado la noche anterior todo lo relativo al día. Dejar lista la ropa que nos vamos a poner, el tazón de desayuno o la bolsa con las cosas necesarias para llevar al trabajo nos permitirán sentirnos listos desde el primer momento e incluso podremos arañarle unos buenos minutos más de sueño al despertador.
  • Convencernos de que podemos lograr que el acto de despertarnos cada mañana no sea doloroso es un paso imprescindible para lograrlo. Si constantemente te estás diciendo a ti mismo que no eres una persona madrugadora, es hora de cambiar eso.  La autosugestión es muy poderosa , así que  en lugar de refunfuñar acerca de lo horrible que es levantarse cada mañana es más productivo recordarnos que podemos hacerlo y que no nos cuesta nada madrugar. Poco a poco iremos creyéndolo.
  • La temperatura corporal juega un papel importante en su capacidad para levantarse de la cama por la mañana. Para evitar la tentación de acurrucarse debajo del edredón para mantenerse caliente, un truco efectivo puede ser según la especialista del sueño, configurar la calefacción para que se encienda 10 minutos más o menos antes de levantarnos, con lo que evitar la terrible sensación de frío que solemos sentir cuando nos destapamos.
  • Comenzar el día con una buena dosis de luz solar restablece su ritmo  y envía un mensaje de “despertémonos” a su cerebro. Como tal, es aconsejable ir a la cama con las persianas parcialmente abiertas o invertir en una alarma que imita la luz del sol gradualmente, como un reloj Lumi, para despertarte en épocas del año que suele estar más oscuro. La progresiva aparición de luz permitirá que nuestro cuerpo vaya interpretando que toca salir de la cama.
  • Un gesto que puede ayudarnos a salir de la cama por las mañanas es mantener la tecnología fuera de la habitación. Al menos 30-45 minutos antes de irse a la cama es aconsejable incluso apagar el televisor y evitar su teléfono.  Aunque no lo creamos, los especialistas dicen que esto reduce los niveles de ansiedad y evita que nos vayamos a la cama con el cerebro estimulado en exceso por la dopamina producida cuando le bombardeas con luz azul e información.
  • Es importante evitar el alcohol o la cafeína, ya que ambos impedirán alcanzar el sueño profundo y puro que se necesita para despertarse con energía y optimismo. Ramlakhan sugiere evitar la cafeína después de las 16h  ya que su vida media es de 5 horas. Esto significa que si toma una taza de café a las 18h, aún tendrá efecto en nosotros a las 23h. De manera similar, beber agua tan pronto como nos despertamos puede ayudar  ya que esto hidratará nuestras células y el cerebro para que su energía se mueva.
  • Un último consejo para lograr salir de la cama de un mejor humor es mantener en todo momento una actitud optimista. Si no tenemos nada por lo que merezca la pensa levantarse cada día, es normal que nos cueste afrontar este proceso. Por ello es importante que recurdes cada día que es eso que te motiva a estar activo y querer afrontar un nuevo día. Ayudará a que nos levantemos con más ganas.

Siguiendo esta serie de pasos sencillos es de esperar que poco a poco logresafrontar el madrugón de una manera más optimista y conseguir salir de la cama por las mañanas de mejor humor.

Escrito por Cristina Fernández Esteban